Detalle

3 RETOS PARA LOS DISEÑADORES POST PANDEMIA COVID 19

Noticias

3 RETOS PARA LOS DISEÑADORES POST PANDEMIA COVID 19

Prácticamente todo el mundo se encuentra en medio de cuarentenas focalizadas, restricciones productivas y aislamiento social debido a la emergencia sanitaria por la expansión incontrolable de la COVID 19 y la todavía lejana masificación de las vacunas que ayuden a estabilizar y restablecer la vida en sociedad en todos los continentes.  Esta situación ha llevado a una crisis económica en múltiples sectores así como un conjunto de conflictos sociales y problemas de salud mental que definitivamente marcarán las agendas y los presupuestos públicos en los próximos años.


¿Cómo le ha ido a industrias creativas como el diseño de modas en esta coyuntura sin igual? La realidad depende del contexto al que nos asomemos: en casos como el europeo o norteamericano, las posibilidades de financiamiento y la resiliencia de los equipos de trabajadores han permitido a las grandes y medianas marcas sostener su organización e incluso generar potentes movimientos de ayuda humanitaria. Desde la producción de mascarillas, hasta la confección de indumentaria médica y recipientes de alcohol en gel, decenas de empresas del rubro han realizado importantes donaciones y soporte a hospitales, servicios públicos de salud y organizaciones caritativas. 

Sin embargo, este panorama no resulta del todo alentador para pequeños emprendedores y creativos del rubro, quienes sin el sostén financiero suficiente han visto mermar su actividad productiva aunque su impulso creativo ha sido una gran revelación y acción en estos momentos aciagos. Casos como las marcas peruanas de lujo y alta moda, así como algunos talleres de artesanía de autor y asociaciones de arte popular, son demostración de la capacidad de adaptación que tenemos para luchar contra la adversidad y generar estrategias exitosas, aunque ello será insuficiente si como Estado y Sociedad no aportamos a su reflote. 

Precisamente, la gran habituación que está en el centro de la labor de diseñadores de todos los países tiene que ver con el mundo digital como plataforma para activar las experiencias de la moda hacia los consumidores y seguidores. Algunos más adelantados y preparados en el manejo de lo virtual, han logrado impulsar sus negocios y comunidades de forma admirable, pero en casos como Perú y gran parte de Latinoamérica todavía no veíamos al canal online como una opción importante. Lo que se traduce en la necesidad de un esfuerzo intensivo a corto plazo para conocer y hacerse de la dinámica digital e insertarlo en nuestro ADN como taller u organización. 

A partir de estas ideas quiero poner a debate lo que considero son tres de los principales retos en el futuro inmediato de las y los diseñadores de moda, pensados a la luz de las variadas noticias y predicciones que giran en diferentes espacios:

  1. El lado humano de la moda resaltará entre sus valores: Si algo resaltará entre los valores de las empresas de diferentes rincones del planeta, eso será su enfoque social y respuesta hacia lo humano. De hecho, las marcas que hoy trabajan en iniciativas y proyectos caritativos y de apoyo social han logrado enganchar con la sensibilidad de sus seguidores, ganando nuevos adeptos y generando un movimiento creativo compartido que ya les resulta rentable a nivel de ventas y marketing. Se debe intensificar la responsabilidad social para no quedar marcados como organizaciones frívolas o aisladas del sentir colectivo de su entorno, así como el estímulo hacia la diversidad cultural y los oficios artesanales. 
  2. Toda propuesta deberá ser comprobadamente eco sostenible: Aunque se viene debatiendo de manera abundante y cada vez mayor sobre la necesidad de prácticas de diseño más ecoamigables, esta pandemia ha acelerado el sentir general por una industria que estimule la sostenibilidad ambiental en función además al cuidado personal y la salud colectiva. Por lo que deben innovarse los procesos de producción y buscar permanente y explícitamente nuevas formas y prototipos para quitar al diseño de modas de la lista negra de sectores más contaminantes hacia la próxima década.
  3. La moda integrará lo tecnológico y lo virtual para añadir valor: No hay vuelta atrás. La tecnología en sus diferentes aristas –desde los tejidos e insumos, hasta los accesorios y añadidos- será parte tangible de las propuestas y colecciones. Así mismo, deberán integrarse de variadas formas las redes y comunidades digitales, estando en el centro de las propuestas de marketing digital y ventas multicanal. La realidad virtual podría ser una acompañante común de los eventos y prácticas de diseño en todo el globo. 

  4.  
    Anntarah, empresa peruana de moda, ha vuelto del reciclaje y los insumos ecoamigables el corazón de su propuesta, además de su alianza con artesanas locales para el diseño de sus propuestas y colecciones. (Foto: difusión Anntarah/ El Comercio)
     
No hay duda que el momento que vivimos ha abierto varias puertas sobre las que recorrer caminos hacia la sostenibilidad y el bienestar compartido. Por un lado, erradicar paradigmas de consumismo y comercio voraz, así como la inconciencia sobre nuestros ecosistemas y el equilibrio ambiental. Por otro, nos empuja a acelerar las estrategias para una sociedad inclusiva digital, la creatividad colaborativa y la renovación de los lazos que nos unen como humanos en medio de la diversidad cultural. Y allí, en medio de todo, están presentes las y los diseñadores. 

  
   Por Deyvi Saavedra Ordinola
   Docente del Área de Innovación, Comunicación y Emprendimiento

Ir a Sección Noticias